Día Internacional de las Niñas en las TIC: Pequeños progresos, pero un gran futuro

(Descarga en pdf aquí)

Nuestro cuerpo se crea en la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 1990, y paralelamente al primer proceso selectivo, se realizó una integración inicial en el mismo de personal funcionario perteneciente a otros Cuerpos o Escalas de igual grupo de titulación, y un concurso-oposición para personal laboral. En estos primeros procesos, la representación de la mujer fue escasa, llegando apenas a un 18% del total de puestos que constituyeron esa primera configuración del cuerpo TIC de 1991. Y siguió emperorando, pues en el siguiente proceso selectivo, en 1993, entraron 2 mujeres y 19 hombres, no llegó ni al 10% de mujeres. Sin embargo, afortunadamente este fue el mínimo de la serie histórica.

Desde entonces ha ido fluctuando, con máximos como el 54% alcanzado en los resultados de la oferta de empleo público de 2007.

En la gráfica siguiente se puede observar el resultado obtenido en cada uno de estos procesos, teniendo en cuenta que los años mencionados corresponden a las ofertas de empleo público, y que el último año representado, el 2020, es el año de la oferta cuyo proceso selectivo terminó en agosto pasado, estando los posteriores aún en marcha o por convocar.

Si consideramos todas las convocatorias en conjunto hasta la fecha, el porcentaje total de mujeres que han ingresado en el cuerpo es del 26,64%, frente al 73,36% de hombres.

Estas cifras indican que, si bien ha habido años de considerable progreso, la variabilidad subraya la necesidad de esfuerzos consistentes y sostenidos para lograr la igualdad de género. La importancia de estos datos radica no solo en reconocer los logros, sino también en identificar los periodos y circunstancias que han llevado a los retrocesos, para no repetir los mismos errores.

En 2020, el último año del que se tienen registros completos, las mujeres representaron el 31% de las incorporaciones, una cifra que, aunque mejora respecto a los primeros años, muestra que aún queda mucho camino por recorrer. La ausencia de convocatorias en años como 1992 y 2012 también sugiere cómo factores externos pueden afectar la continuidad de las políticas de inclusión.

En el contexto actual, donde la tecnología y la digitalización avanzan a un ritmo sin precedentes, es más importante que nunca fomentar el interés de las niñas y mujeres en estudios TIC, así como apoyar y promover su participación activa en este campo. Desde la educación hasta los niveles ejecutivos, es crucial que se implementen programas y políticas que no solo aborden la brecha de género actual, sino que también prevengan su expansión en el futuro.

Nuestra asociación, ASTIC, se compromete a continuar trabajando en esta dirección, apoyando iniciativas que aseguren un futuro más igualitario y equitativo en el sector de las TIC. Celebramos los pasos dados hasta ahora y reafirmamos nuestro compromiso de seguir avanzando hacia una representación igualitaria que aproveche todo el potencial humano en la era digital, porque el objetivo no es que las mujeres sustituyan a los hombres, sino que se sumen a ellos en esta área crítica. En la Administración General del Estado, hay muchas vacantes en puestos TIC que es imperativo cubrir. No podemos permitir que las unidades TIC no estén cubiertas, ni que talentos potenciales, especialmente mujeres, no accedan a estos puestos. Necesitamos tanto a hombres como a mujeres para llevar adelante la transformación digital del estado y de la sociedad.

Compartir:

por | 25/04/2024 10:06 pm