Asociación Profesional de Cuerpos Superiores de Sistemas y Tecnologías de la Información de las Administraciones Públicas.
||||||

Astic hace una llamamiento al Gobierno para que continúe con las reformas aprobadas por la CORA en materia TIC

Vie, 27/06/2014 - 10:17
Facebook Twitter LinkedIn Google Plus Email

El 21 Junio del año 2013, la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas publica un informe de 253 páginas, en el que las Tecnologías de la Información ocupan un papel primordial. En aquel momento, los representantes de los Cuerpos Tecnológicos de la Administración aplaudíamos el paso adelante que por fin se iba a dar para modernizar verdaderamente la Administración española acercándola a la Sociedad actual, y situándola a la altura de los países más avanzados.

Un año después observamos que tal  cambio aún no ha tenido lugar, y parece que estamos lejos de conseguirlo.  Desde la Asociación ASTIC manifestamos una profunda preocupación por el poco avance en la modernización de la Administración así como por las situación de las unidades y  los profesionales de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones de la AGE, que constituyen un valor clave para conseguirlo.

Una de las medidas encaminadas a alcanzar una profunda transformación de la Administración fue la creación de la Dirección de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, con rango de Subsecretaría, en septiembre de 2013, y el nombramiento de Domingo Molina, en aquel entonces director del Departamento de Informática Tributaria de la AEAT, como CIO de la AGE para liderar y conducir el proceso de transformación de las TIC y  la Administración Electrónica en el sector público Administrativo Estatal.

Desde nuestra Asociación siempre hemos apoyado la creación de la figura de un responsable máximo de tecnología de la Administración que lidere la definición de una estrategia TIC común para toda la AGE e impulse la transformación digital de la Administración. Hace años que las grandes empresas con proyección internacional y los grandes bancos han dado este paso adaptándose así a las nuevas demandas de la Sociedad. Es el turno de la Administración.

Para que esta transformación pueda hacerse efectiva, es imprescindible establecer, tal como indicaba la Comisión para la Reforma de la Administración Pública, un nuevo modelo de gobernanza de las TIC que dote a la Administración de las capacidades organizativas y de coordinación necesarias para hacer efectivo el cambio.

Durante estos nueve meses de camino de la reforma de las TIC hemos observado una paralización sustancial de estas medidas, así como un progresivo deterioro de la cooperación interdepartamental, fruto de la falta de claridad del modelo de gobernanza actual y del solapamiento de competencias entre las principales unidades con responsabilidad en materia de Administración Electrónica.

Asimismo, aunque la Dirección TIC ha puesto en marcha numerosas medidas de consolidación de infraestructuras y servicios, su manifiesta falta de recursos técnicos, económicos y humanos para abordar proyectos de tal envergadura hacen necesario retomar lo propuesto en el informe de la Comisión de la Reforma de las Administraciones Públicos, con el consiguiente trasvase de efectivos a la oficina del CIO desde aquellas unidades con competencias duplicadas. 

Estos últimos años se han estado publicando cifras de de miles de millones de ahorro gracias a la Administración Electrónica, cuando en la realidad estos hipotéticos ahorros poco han revertido en la Administración, ya que se estas cifras obtienen por medio de un modelo de costes (SCM - Standard Cost Model) que compara lo que se ahorraría un ciudadano si usa la Administración Electrónica frente al mismo trámite en el modelo presencial. Algo así como si ahora comparásemos lo que hubiese costado el transporte a lomos de burro con el uso del ferrocarril y el barco. Además, es un modelo en desuso por el resto de países. Los verdaderos ahorros, que causan un verdadero efecto sobre la Administración, se consiguen implantando las medidas publicadas por la CORA, que iban destinadas a eliminar las duplicidades en Administración Electrónica, y que consiguen un ahorro REAL para la Administración de 195 M€ al año.

Entendiendo las dificultades que conlleva un cambio organizativo profundo como el planteado,  creemos que la situación no es sostenible y que se están poniendo en peligro los logros alcanzados. El tiempo juega en contra y es necesario asentar la transformación dando nuevos pasos que demuestren la irreversibilidad de las decisiones adoptadas.

La Administración Electrónica es fundamental para transformar la Administración rompiendo con una burocracia excesiva que no hace sino alejarnos de los ciudadanos. La Administración Electrónica no puede ser una digitalización de los procedimientos administrativos existentes, sino una adaptación de los procedimientos administrativos a las nuevas posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y que es fuertemente demandado por la ciudadanía. Así lo hicieron los bancos, el comercio electrónico, y las Administraciones de los países más desarrollados.

Este proceso de introducción de la Administración Electrónica ha de estar liderado por una persona especializada con conocimientos en la materia. Precisamente, en la Administración hay más de 650 profesionales pertenecientes a Cuerpos Superiores especializados en Tecnologías de la Información y Administración Electrónica, con un alto conocimiento de la Administración y con una significativa presencia en todo tipo de puestos y responsabilidades en las tres Administraciones. Está en manos de nuestros líderes políticos poner el peso en un lado u otro de la balanza.

Desde la asociación ASTIC vamos a apoyar públicamente el impulso de las medidas anunciadas de reforma de las TIC en el convencimiento del poder transformador e innovador  de las TIC y de la Administración electrónica.

Estamos convencidos de la viabilidad y conveniencia del cambio, por lo que nos ponemos a disposición del Gobierno y de la sociedad para colaborar en esta oportunidad histórica que seguramente marcará un antes y un después en la Administración Pública Española.


Adelanto de editorial Boletic de julio

Tipo de noticia: