El Supremo limita el nombramiento de funcionarios a dedo